Seguridad
Seguridad en el hogar

Alarma anti okupas: ¿es para mí?

anti okupa

 

Alarma anti okupas: ¿Es para mí?

 

En la ley chilena, se conoce como delito de usurpación, el ilícito consistente en ocupar un inmueble sin el consentimiento de su dueño o legítimo poseedor.

Coloquialmente, se les llama “okupas” a quienes así actúan. En Chile, la ocupación ilegal de viviendas no ha adquirido la masividad que sí se observa en otros lugares del mundo. Sin embargo, no son pocas las personas que han sido despojadas de sus inmuebles por extraños. Esto se da particularmente en aquellos lugares que permanecen sin habitantes durante algún periodo del año, como puede ser una segunda vivienda.

Para enfrentar esta amenaza, se han desarrollado alarmas denominadas alarmas “antiokupas”. A continuación, te contamos acerca de ellas.

Las alarmas convencionales: ¿Son alarmas antiokupas?

Las alarmas regulares sirven para proteger tu negocio contra los okupas, así como también contra robos. El sistema consiste en una serie de sensores y cámaras de video que registran cualquier actividad irregular.

¿Cómo funcionan?

La alarma se activa cuando se evidencian irrupciones en el inmueble, con lo cual una serie de dispositivos se ponen en alerta. Los equipos mandan señales a la CRA (central receptora de alarmas). Analizando las imágenes capturadas por el sistema, un operador puede advertir si la activación de la alarma corresponde a una irrupción real en el recinto o si se trata de una falsa alarma.

 

casa cuidada

 

Ventajas y desventajas

Si su vivienda es ocupada ilegalmente, usted puede fácilmente verse inmerso en un conflicto legal, pues normalmente los ocupantes se resisten al desalojo. Esto puede resultar un proceso largo y tedioso, que, sin embargo, puede facilitarse al contar con las pruebas que generan los dispositivos de la alarma de este tipo, fundamentalmente a través de los registros de video.

Contrata ya la alarma ZeroVision

Calcula Online

 

Características técnicas

Un sistema completo de alarma se compone normalmente de elementos de disuasión, registro y alerta, los que son manejados mediante un panel de control. Los primeros corresponden a todas aquellas señales que indican que el inmueble está protegido, como, por ejemplo, las placas disuasorias. Los segundos son aparatos que captan y registran la actividad dentro de la casa o en su perímetro: sensores de movimiento, cámaras de video, micrófonos, sensor magnético para puertas y ventanas, entre otros. Los dispositivos de alerta pueden ser sirenas de alta potencia, luces, altavoces o, en los equipos más modernos, avisos virtuales, como los que se envían al teléfono móvil del usuario. De igual forma, estas alarmas pueden ser controladas mediante una aplicación o, en su defecto, a través del panel de control físico.

¿Cómo elegir?

Adquirir un sistema de alarma que cuente con las adecuadas prestaciones técnicas contribuye mucho a nuestra seguridad. Sin embargo, es fundamental que el sistema que escojamos tenga el respaldo de una compañía fiable, es decir, que gestione de forma eficaz y eficiente las emergencias que puedan ocurrir. Verisure, es una empresa líder en Europa que protege a más de 4 millones de familias en todo el mundo.

Seguridad
Seguridad en el hogar